Volver a Fábula

Por Marlys Carolina.

Hace poco volví a Fábula, en realidad nunca me he ido, pero la distancia va borrando pasos y constancias.

Primero déjenme presentarme, soy Marlys Carolina, una de las fundadoras de Fábula. Hace casi 5 años decidí emigrar y comenzar una nueva vida en Madrid, España.

A pesar de haberme ido, nunca he dejado de ser y pertenecer a Fábula, es imposible cortar ese cordón umbilical, Fábula vive en mi, pero la distancia hace que cada km cuente.

Cuando vivía en Caracas, era Directora General de Fábula, actriz y productora, hoy en día apoyo a mis compañeros con todo lo que el reloj me permite, pero solo he desarrollado actividades administrativas, hasta que la pandemia me trajo un regalo.

No me mal interpreten, la Pandemia no es sinónimo de alegría, pero soy de las que le gusta valorar lo bueno de un escenario oscuro.

La Pandemia me dejó volver a Fábula. Volví de la forma más primaria, más bonita y más real… volví como alumna.

Fui alumna del 1er y 2do Programa de Preparación de Historia y Personaje, online. Un programa actoral que se creó con el fin de acortar distancias, de darle la bienvenida a la nueva normalidad y de rescatar a todos los que nos corre arte por las venas pero que al emigrar lo hemos tenido que dejar ir.

No sé si podría explicarles cómo me sentí, voy a hacer todo lo posible por dejarlo claro. Sentí que el tiempo se detuvo y cómo mi piso en Madrid se volvía un enorme salón donde estaba toda la gente que yo quería, haciendo lo que se nos había olvidado que podíamos hacer… teatro.

Vi a mis compañeros retomar la ilusión que la Pandemia les pudo haber quitado, vi como sus mentes se expandían para ver nuevos horizontes, como los problemas que nos estaban tocando la puerta se volvían menos duros, más llevaderos, y sentí que nunca nos habíamos ido de ese lugar que tanta felicidad nos trajo alguna vez.

Cada vez que entraba a un salón de ensayos o a un teatro me repetía lo que tantas veces me repitieron mis profesores “al entrar, tus problemas quedan fuera”. ¿Es posible entrar en una sala de Zoom y dejar los problemas fuera?

Lo es, y lo es porque el arte no tiene límites, porque no debe ser juzgado, ni encasillado, y porque el Grupo Fábula puede hacer magia en salones de ensayo, en teatros y a través de la pantalla.

También creo que he sido la mejor actriz que puedo ser, el espacio me dejó jugar, reír, llorar y entregarme más, incluso más que ensayos que pude haber tenido en persona, porque la Pandemia también nos dejó esto: es ahora o nunca.

Septiembre 2020

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Otras publicaciones

Enseñar y aprender

Por Andrea Levada. Dar clases de teatro a niños y adolescentes, más que un trabajo, es un regalo para mí. Además de enseñar, cada día

Leer más »

Volver a Fábula

Por Marlys Carolina. Hace poco volví a Fábula, en realidad nunca me he ido, pero la distancia va borrando pasos y constancias. Primero déjenme presentarme,

Leer más »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *